“Engañar en montañismo no es difícil. La conocida característica de la actividad, que se realiza sin la presencia de público o árbitros, hace que sea muy fácil distorsionar el espacio-tiempo (o sea, mentir). “