“Cómo olvidarlo. Basta que cierre mis ojos y ya me parece verlo, parado en frente nuestro, escuchando su indomable voz ronca, diciéndonos esa sentencia que lo identificaría hasta su tumba: ‘Todos los accidentes en montañismo, ¡todos!, se deben a fallas humanas’.”