“Los ambientes de montaña en Chile, desde el punto de vista del manejo de la basura, son “fáciles”. Es decir, ¡en general!, no se tienen multitudes en los valles, no existen cerros populares que requieran semanas de trabajo en ella, no hay problemas con los basurales que podrían formarse y, llegada la hora de querer ir al baño, pfff, se camina quince metros y listo.”