“Y, como es incapaz de organizar algo por sí mismo, quizás por flojera, tal vez por cobardía, al final se asemeja a una estrella fugaz. Que refulge, pero apenas se quema, desaparece.”