“Por supuesto, para algunos, ver el montañismo como terreno de acción para competencias o rivalidades es casi una herejía. Un pecado.”