“… me confirmó algo que venía escuchando hacía tiempo: se tiende a sobre-exagerar el procedimiento. Es decir, son pocos los que pasan el 50% de diagnóstico correcto (dicho en castellano, la mitad de los operados de apendicitis… no tenían apendicitis).”