“En el caso de los chilenos, los esfuerzos han tratados de ser financiados por los guías involucrados, pero es demasiado. No se les puede pedir a dos hippies que carguen sobre sus hombros el edificio educacional completo.”