“A ningún familiar le gustaría llegar a admitir que la vida de su hijo o hija era tan miserable que prefirieron terminar con ella.”