“Después de esa conversación, no paró más. Como que se le metió en la cabeza machacarme estas ideas: madura, trabaja, casémonos. A veces, en buena; normalmente discutiendo. Seis meses de un lavado de cerebro que me terminó aburriendo.”