“Aprovecho de manifestar mi extrañeza por la mala redacción del texto legal. Contiene varios torpes errores de puntuación y estilo que me generaron molestia. Es un manuscrito que se origina en el seno de un poder del Estado. Estar bien escrito es un deber; no una opción.”