“Un cambio súbito inmediatamente deja al desnudo la degradación de la calidad de vida urbana. En cambio, las modificaciones graduales permiten que uno se “acostumbre”; que se sienta solo un poquito menos feliz, para luego olvidar completamente cuán feliz era.”