“Lo difícil, lo que hace la diferencia, es decir y hacer. Actitud recurrentemente olvidada por las autoridades, especialmente los legisladores que gastan una parte importante de su tiempo en hacer estas exhortaciones “a la conciencia de la ciudadanía”, sin dar el ejemplo ni acompañarlos de esfuerzos concretos.”