“A diferencia de lo que dice aquel mito andante que sigue rayando el disco y viviendo de su propia fantasía, yo mantengo que la profesión de Guía no involucra para nada prostituir la montaña y considero que es un trabajo honrado, digno y constructivo.”