“Su hijo nunca fue su esclavo. Ni tampoco sangre nueva que impulsará sus sueños. A lo más que puede aspirar un padre con su descendencia es a guiarlos a través del camino de la vida. Pero más que eso, olvídelo.”