“En andinismo, a la hora de las evaluaciones, lo que mandan son los hechos, no las capacidades. Éstas solo pueden ser certificadas si viene acompañada de una expresión tangible de tales habilidades, lo cual en montaña significan resultados. Adónde ha ido, con quién se ha capacitado, qué ha hecho, por cuál ruta, cuándo, cómo.”