“Tarde o temprano llegará el día en que sonará de madrugada una alarma de celular, en que habrá que colocarse de nuevo una tenida tipo escolar y se saldrá a la calle para sumarse, cual hueva de salmón, a una marea de gente que inunda calles, buses y ascensores. Bienvenido a la adultez.”