“Al excursionista no le interesa que le construyan un camino, que le coloquen un asiento o que traten de erguir una malla gigantesca en el cielo para protegerlo de la lluvia. Él precisamente está deseando vivir la cosa real.”