“Fracasar duele. Quema por dentro. Tan poderosa fuerza es, que nos puede llevar al extremo de actuar de manera vergonzosa y decir cosas de las cuales después nos arrepentimos, especialmente si la actividad en la cual hemos estado involucrados tiene algún grado de exposición pública.”