“Al perder el control de la maniobra, la pica de su piolet se le enterró en algún sector entre la pierna y el pubis, pasando a comprometer intestinos y estómago. Fue evacuada al hospital San Francisco de Pucón y luego derivada a Temuco, donde fue operada en dos ocasiones para tratar de paliar un severo cuadro de septicemia.”