“Definitivamente, en los Andes que rodean Santiago de Chile, primavera es la mejor estación. En verano, mejor mandarse cambiar o, lo que es peor, dedicarse al surf.”