“La bajada, como es habitual, épica, tanto que al llegar a la base de la pared, a las dos de la mañana del día siguiente, el viento y la nieve eran tales que no les quedó otra que vivaquear, para poder sortear con luz los peligrosos slabs de aproximación. Pero sobrevivieron.”