“Infortunadamente para Fainberg la historia no terminaría ahí. El último día, cuando ya salían de la cordillera, el caballo en el cual viajaba hizo una maniobra repentina, tipo MEO, y lo botó al suelo, quebrándole la clavícula y la escápula.”