“Me parece impresentable que los eventos ocurridos tras alcanzar la cumbre pasaran absolutamente desapercibidos, ocultos por una especie de espiral del silencio en la cual han caído sus protagonistas, los medios de comunicación, el público y, también, quienes les han entregado premios y homenajes. Eso no está bien.”