“Ahí estaba y nadie parecía tener los cojones para ir, hasta que Elías Lira y Sven Gleisner asumieron el compromiso que significa meterse en invierno en los Andes. Bien por ellos, mal por todos los pajeros que se dedicaron a escalar en las Chilcas y a esquiar en Portillo (como yo).”