“O esos Everest de famosos, que no hacen más que seguir gastando recursos y desinformando a la opinión pública, con expediciones cuyas estructuras tienen treinta o cuarenta años de antigüedad y que deportivamente aportan nada.”