“Aún está pendiente la faceta de extensión de la comunidad de montañistas chilenos hacia el resto de la sociedad. Una que pretenda inculcarle a ésta los valores de aquella. Sin lo cual, no se saca nada de nada, pues para crecer se requiere ganar espacios. Y hasta ahora lo único que se ha hecho es administrar lo poco que se tiene.”