“Pero, infortunadamente, lo más factible es que se vayan cuesta abajo golpeándose reiteradamente contra el despeñadero. Rompiéndose la muñeca, el fémur, la pelvis… Escuchando el crujir de los huesos al astillarse una y otra vez.”