“Históricamente, el montañista chileno ha demostrado ser testarudo y de una pobre adaptabilidad, cambiando solo porque hasta los melones se están cayendo de maduros. Obstinación que es defecto puro, porque los hace una masa tan lenta de reaccionar, que a veces, con su pura inercia, termina por bloquear buenas iniciativas.”