“En la escalada en roca propiamente tal, marihuana, cocaína, LSD y otros clásicos alucinógenos han sido usados desde el principio, pero, más allá del mito y de las historias brindadas por exponentes excepcionales que experimentaron con ellos… no hay estudios o análisis formales que pudieran zanjar la vieja polémica si son doping o no (en el montañismo).”